viernes, 12 de diciembre de 2008

Europa no es Democracia

Tal como lo leen: la Unión Europea no es una zona democrática. Así de claro. ¿Y por qué? Porque la gente de a pie, los ciudadanos y los habitantes de esta europa no tenemos ni voz ni voto. Nos hacen creer que tenemos libertad votando cada cuatro años cuando en realidad seguimos sin poder decidir absolutamente nada en términos de lo que realmente nos interesa: todas las decisiones se hacen de manera automática de espaldas al ciudadano, de modo que el procedimiento habitual es que nos enteremos de lo que sucede cuando tenemos que cerrar la boca.

Ya nos hicieron creer que éramos libres de votar la constitución española; pero piense usted en la situación del momento: después de una dictadura, hubierámos votado que sí a lo que fuera, cualquier cosa que nos hubieran puesto delante era mucho mejor que la situación política de la que salíamos. Y el voto, efectivamente, motivado por un cambio que, en cualquier caso sería a mejor, y bajo una presión socio-política enorme. Bajo esas premisas, ¿éramos totalmente libres al votar? Yo lo tengo muy claro: no.

Pero es que ahora -y volviendo al tema que nos interesa- nos ningunean de la forma más descarada posible. El famoso Tratado de Lisboa, del que ya hablé anteriormente, por ejemplo, aquí o aquí, sigue adelante. Sí o sí, y unos cuantos millones de ciudadanos no vamos a ser quién para desbaratar los planes de esos politicuchos que parecen pensar sólo en sí mismos. Dijimos que no a la Constitución Europea y, lejos de intentar solucionar el problema de la forma más lógica posible, no se les ocurrió otra cosa que mezclar unos cuantos papeluchos en un tratado y hacérnoslo tragar sin consultárnoslo. Tenían miedo de que los ciudadanos volvieran a dar su negativa y esta vez decidieron dejarlo puertas adentro. Pero en Irlanda la ley es diferente, y cualquier tratado se debe ratificar antes por votación popular. En este país, las cosas se dejaron bien claras y se dejaron al descubierto los miedos de esa gente que dice gobernarnos: de nuevo, la gente mostró su desacuerdo con el tratado.

¿Cuál fue la respuesta de Europa esta vez? Lejos de aprender la lección, por segunda vez dejaron a los ciudadanos -a la verdadera Europa- de lado, no les importó la opinión de más de cuatro millones de habitantes (ni la del resto de europeos a los que ni consultaron) y siguieron adelante. Ahora, por supuesto, se encuentran con el problema de que el Tratado debe ser unánime. La solución, como se puede leer aquí o aquí, es hacer que los irlandeses vuelvan a las urnas. En definitiva, Europa propone y, si los europeos se oponen, borrón y vuelta a proponer. Y así, hasta que se vote lo que los altos mandos quieran... tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe. Dicho en plata: "Tenéis libertad de votar, pero votad lo que yo diga"

Bajo esta perspectiva, está claro que desde Europa no sólo nos ignoran para las cuestiones más importantes y nos tratan como si la cosa no fuera con nosotros, sino que ahora, bajo el disfraz de democracia, montan este pequeño teatro: acudan a las urnas y hagan como que votan, que ya nos encargamos nosotros de obtener el resultado que queremos. Y eso, claro está, en el mejor de los casos; como ya he dicho, en el resto de Europa no se nos ha dado esta oportunidad. No sólo para éste caso en particular sino, en general, para absolutamente nada. A modo de reflexión, ¿Cómo se llama un sistema de gobierno en el que la única libertad que tienen los ciudadanos es elegir cada cuatro años al que va a hacer y deshacer a su antojo? Yo a eso, desde luego, no lo llamo democracia.

2 comentarios:

leonor dijo...

¡Hola!.
Hoy he descubierto tu blog, y no le veo ninguna pinta de ser una pataleta, sino un sitio en lo que aparece lo que unos cuantos pensamos en realidad. Pero en España estamos muy acostumbrados a vivir en nuestro mundo de Yupi echados en nuestros sofás.
Yo en mi blog tampoco tengo muchos comentarios y ya no me preocupo por ello, al que le guste bien, al que no, pues que siga con su vida. Asi que no te desanimes nunca. Tu blog está genial.
¡Saludos!.

Tremendelirius dijo...

Es una pena que dejaras de escribir desde hace meses, pues por lo que veo dices cosas muy sensatas y criticas más por cuestiones racionales, que por ideologías absurdas.

Una pena que descubriera tarde el blog. En fin, un saludo